Análisis comunicacional: El velo de la polarización. Lectura de “informaciones” sobre dos asesinatos ocurridos en las manifestaciones en Caracas

Imagen de portada: Foto captura/Un muerto deja represión a marchas opositoras en Venezuela

 

Por Beatriz Pantin

“Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante”,

George Orwell.

 

Este trabajo de análisis fue elaborado hace aproximadamente dos semanas y actualizado entre los días sábado 27 de mayo y lunes 29 de mayo de 2017.

 

El día 10 de mayo de 2017, fue asesinado en horas de la tarde, el joven comunicador social Miguel Castillo, de 27 años. Miguel se encontraba en Las Mercedes, una zona del municipio Baruta (estado Miranda) y parte integral del Distrito Metropolitano de Caracas, que se ha convertido en un punto constante de enfrentamientos entre los manifestantes y los cuerpos de seguridad del Estado, desde que comenzaron las protestas contra el gobierno de Maduro, los primeros días de abril de este año. Esta zona –ubicada en el sureste de la ciudad–, abarca el trayecto que va desde Chacaíto y la Av. Francisco de Miranda hacia El Rosal, la parte alta de la autopista Francisco Fajardo, y la parte baja que da hacia la entrada de Las Mercedes y por la que atraviesan, la Av. Río de Janeiro y el río Guaire.

Desde el 1 de abril hasta el 27 de mayo, han sucedido otras dos muertes en las cercanías de este sector, producto de los enfrentamientos: el 26 de abril fallece Juan Pernalete (estudiante de 20 años), en Altamira (municipio Chacao), por impacto de bomba lacrimógena, según declaraciones de la Fiscal Luisa Ortega Díaz del día miércoles 24 de mayo: (VIDEO) Fiscal General: “La confrontación no se resuelve privando de libertad a las personas”, y publicación del día sábado 27 de mayo del Ministerio Público (VIDEO) MP publica video en torno a las investigaciones sobre la muerte de Juan Pernalete. El 3 de mayo, es asesinado Armando Cañizales (músico miembro del Sistema Nacional de Orquestas, de 18 años), de la misma forma que Miguel Castillo, es decir por impacto de plomo, según algunas informaciones emitidas por los medios y redes sociales, y en la misma ubicación (sector Las Mercedes). No obstante, hasta la fecha, no existen conclusiones definitivas emitidas por el MP sobre estos dos casos.

Antes de estos sucesos, Carlos José Moreno (estudiante de economía de la UCV, de 17 años), recibe un disparo el día 19 de abril en el municipio Libertador, en San Bernardino (al parecer este joven no estaba manifestando. Estaba de paso por la plaza La Estrella ubicada en dicho sector, donde fue impactado), y Almelina Carrillo Virgüez (47 años), quien tampoco estaba manifestando, es herida el mismo 19 de abril, en Candelaria (municipio Libertador), con una botella de agua congelada arrojada desde un edificio, y fallece el 23 de abril.

La verdad violentada según la conveniencia política

“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá”,

Joseph Goebbels.

 

Ver también: (AUDIOVISUAL) Los 11 principios de la propaganda política Nazi de Joseph Goebbels

Antes de comenzar este análisis quiero expresar que todas las muertes son dolorosas y nos afectan cada día y que lamento el dolor profundo por el que en estos momentos muchos venezolanos, los familiares y allegados de cada una de las víctimas –sean opositores o sean chavistas–, están pasando, sean muertes por enfermedad, falta de alimentación y medicamentos, sean muertes por atracos, sicariatos, por motivos políticos o enfrentamientos en manifestaciones, sean muertes por saqueos, linchamientos, o sean muertes, producto de cualquier otra circunstancia.

Vivimos una gran crisis de justicia en el país, pues como sucede con cada uno de los asesinatos cometidos en los últimos meses y, en general, vale decir, con la mayoría de los asesinatos y hasta las masacres efectuadas desde hace muchos años en nuestro territorio: cuando no son silenciados estos hechos –como en los casos de indígenas y campesinos asesinados, y con tantas otras víctimas cuyas muertes han quedado impunes y en anonimato–, las respectivas dirigencias políticas culpan en el acto a su adversario. Las versiones y supuestas conclusiones entran, en el caso presente, en un ámbito de ambigüedad. De allí, sin ningún resultado investigativo, se replican cientos de veces dichas versiones por los medios y redes sociales, emitiendo aseveraciones y hasta hipótesis de cómo fueron los asesinatos. Después, cuando pasan unos días, queda el hecho suspendido y, en caso de que se den resultados, surge la duda o la convicción –según la creencia o no en una determinada dirigencia y, por ende, tomando como verdadera la versión que cualquiera de estas individualidades o de estos grupos hegemónicos ponen a circular–. Un ejemplo de la manipulación política en este tipo de hechos, lo muestra un escrito de Steven Bermúdez (De Eleazar Hernández a Paúl Moreno: dos homicidios, dos relatos, una sola demencia), en donde las autoridades de LUZ y los medios intentan silenciar la culpabilidad de los dirigentes opositores Yorman Barillas (estudiante “eterno” de LUZ y denunciado por varios hechos delictivos durante largo tiempo) y Carlos Palma, por la muerte del estudiante Eleazar Hernández (año 2015).

Por otra parte, más allá de cualquier operación de inteligencia que pudiera estar o no implicada en estos hechos de asesinatos que estamos viviendo hoy en el país y, que hasta ahora, de todos modos, ninguna cámara o testimonio ha captado y desarrollado de manera pública y con pruebas convincentes, considero igualmente necesario intentar analizar esta primera capa que ocupa el mundo noticioso, que es inmediata y accesible, aunque también superficial, pues es desde donde se construyen y divulgan la mayor parte de las informaciones con las que las personas o las masas –ubicadas en ese mismo nivel–, nos creamos una perspectiva de las cosas y sacamos conclusiones. Incluso, aunque estemos presencialmente en los hechos, la noticia –ya sea para desmentirla o ya sea para confirmarla–, cobra un peso y puede determinar decisiones y conductas.

Un relato de los sucesos, una lectura

“Estoy a favor de la verdad, no importa quién la dice. Estoy a favor de la justicia, no importa para quién es a favor o en contra”,

Malcolm X.

 

Debido a este gran conflicto que estamos atravesando con respecto a la manipulación de la información y las dificultades que tenemos de poder hallar la verdad y experimentar la llamada justicia, me propuse hacer entonces una lectura de las informaciones emitidas en el caso de Miguel Castillo, incluyendo algunos comentarios también sobre el caso de Juan Pernalete, por el hecho de que aquí se puede demostrar hasta cierto punto cómo el tratamiento de la información construye una realidad producto de la hegemonía política y comunicacional y a partir de la cual se desprenden “verdades” que no terminan de serlo. En cuanto a cierto manejo de la información, se trata de élites que estudian y analizan la situación y despliegan dispositivos informativos y comunicacionales para, según sus intereses, ejercer control social, mientras se disputan el poder político y económico.

Al respecto, los padres de Juan Pernalete, se pronunciaron ante los medios destacando que solo reconocerán al MP, “como el único organismo encargado de investigar y garantizar los procesos judiciales”, pidiendo “a las personas y partes que no estén involucradas abstenerse de ‘emitir juicios que puedan entorpecer la investigación’“. (El EstímuloPadres de Juan Pernalete: “Nuestras vidas nunca más serán las mismas”).

El día 8 de mayo, refiriéndose a los asesinatos de Juan Pablo Pernalete y Armando Cañizales, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, expresó que no existían investigaciones conclusivas sobre esas muertes, y que además, no creía en “videos” sino en “las experticias, en la medicina forense, en la planimetría, en la autopsia, en los trazos de las balas, o tatuajes de polvo, y en ese sentido, en el caso de las muertes lamentables de Pernalete y Cañizales, no hay investigaciones conclusivas” pues “están en un proceso de investigación (http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/332929/tarek-william-saab-presentaremos-un-informe-de-lo-ocurrido-durante-las-manifestaciones/). Se trata de una de las pocas veces, en los últimos años, que le escucho decir a un funcionario de Estado o a un dirigente político algo sensato o algo que no esté mediado directamente por la polarización.

En esta misma línea, el día 27 de mayo, el MP publica un video sobre las experticias realizadas en el caso de Pernalete, donde se incluyen análisis de videos y otra cantidad de especificaciones para el tipo de investigación que requiere la determinación de culpabilidad de un crimen de esta índole (VIDEO) MP publica video en torno a las investigaciones sobre la muerte de Juan Pernalete:

Caso Juan Pernalete

  • Análisis de más de MIL horas de video proveniente de más de 20 cámaras diferentes
  • 5 testigos presenciales, 1 testigo referencial, autopsia, 3 inspecciones técnicas sobre el sitio del suceso
  • 6 levantamientos planimétricos, 2 análisis químicos, 38 reconocimientos técnicos sobre evidencias físicas
  • 2 análisis toxicológicos, 2 análisis hematológicos, 1 análisis de ADN, 1 estudio radiológico, 1 análisis histológico
  • 1 estudio antropométrico, 1 acoplamiento físico de dimensiones de cartucho y huella en ropa y en lesión física
  • 79 actos de investigación

En el caso de Miguel Castillo, comenzó a correr primero un video por las redes sociales, que lo ubicaba a la altura de la autopista Francisco Fajardo, pero inmediatamente, en las mismas redes, se aclaraba que no se trataba de Miguel. De todos modos, el joven que aparece en este primer video, y que todavía es anónimo, fue acorralado en el borde de la autopista por funcionarios de la Guardia Nacional. Luego, como se ve en el video, fue impactado con una bomba lacrimógena por unos funcionarios que se van, mientras el manifestante comienza a caminar, pero tambaleándose, en sentido contrario a la dirección que toman los guardias, hasta caer en el piso y ser auxiliado por otro joven.

Actualización del 3 de junio: Como vemos, este video fue eliminado, pero aquí están 3 capturas de pantalla:

En este tiempo, empieza a circular por las redes otro video, publicado por Caraota Digital, donde se observa sí a Miguel Castillo sobre una moto, y donde las personas que se encontraban allí lo intentaban socorrer para luego desplazarlo a algún sitio de atención médica como de hecho lo terminó siendo la Policlínica ubicada en Las Mercedes.

En este video se ve a un hombre de casco azul que le quita de la cabeza al joven un objeto que fue interpretado como una “cámara GoPro”. Acto seguido, los medios y redes pro gobierno (La Iguana, entre otros) comenzaron a emitir conclusiones como estas, donde se dejan colar informaciones técnicas:

La verdad detrás de la muerte de Miguel Castillo:

  • El disparo de una esfera metálica de 2 cm de diámetro causó la muerte del joven en Las Mercedes.
  • Las pruebas de pólvora determinaron que la esfera fue disparada con un arma artesanal explosiva y no con una china, honda o artefacto elástico. El arma artesanal probablemente fue fabricada con tubo de acero de ¾.
  • La esfera metálica atravesó primero el brazo de la víctima antes de penetrar el tórax, lo que hace suponer que el joven estaba de frente al victimario y se cubrió el cuerpo con su brazo.
  • La potencia que traía la esfera metálica, capaz de atravesar brazo y penetrar tórax, indica que el victimario disparó a no más de 10 metros de distancia.
  • La víctima llevaba un casco con una cámara GoPro que debió registrar el disparo del victimario.
  • Un video que circula en redes muestra el interés inusitado de uno de los compañeros de Miguel Castillo por quitarle el casco y la cámara al joven mientras era socorrido.
  • No ha aparecido públicamente el video captado por Miguel Castillo en su GoPro.
  • La derecha impulsó la etiqueta #NoTomesFotosAManifestantes para encubrir hechos como estos”.

Un par de detalles sobre esta información que aparece casi igual en esta publicación: Fotos fuertes: nuevos detalles y la verdad sobre el asesinato de Miguel Castillo (+video). Primero circuló por las redes sociales que se trataba de una esfera de 2 cm de diámetro, mientras que en esta nota, se habla de una esfera de 1.5 cm de diámetro, y se agrega que “El Ministerio Público ya comisionó a los fiscales 34° nacional y 126° del área metropolitana de Caracas para investigar el hecho”, lo cual indica que a esta información le fue añadida la corrección de la medida de la esfera metálica, entre otras correcciones, y la información de los fiscales que se encargarán del caso.

Sin embargo, de la nota quiero destacar otros tres aspectos: 1. El tipo de arma que señalan que fue utilizada, 2. Lo de la cámara GoPro y 3. La frase: “Un video que circula en redes muestra el interés inusitado de uno de los compañeros de Miguel Castillo por quitarle el casco y la cámara al joven mientras era socorrido”. Con respecto a la frase, me pregunto ¿cómo es posible afirmar que se trataba de un compañero de Miguel Castillo? No se puede afirmar, con solo ver el video, quién es el hombre del casco azul, si era o no compañero de Miguel Castillo, de qué tendencia política es o si estaba manifestando, pues como se aprecia mejor en el mismo video que volveremos a ver más adelante, el hombre de casco azul se presenta diciendo que es médico, y además, se puede inferir también, según su edad, vestimenta y actitud, que no estaba manifestando con ese grupo de jóvenes; que no se conocían.

Continuando con la lectura, y la puesta al frente de las informaciones emitidas, momentos después del suceso, el ministro para las Relaciones Interiores, Néstor Reverol, habla sobre el caso de Miguel Castillo y menciona que el hecho proviene de un “arma de fuego” con la que fue impactado desde muy cerca en la Av. Principal de Las Mercedes, a la entrada de esa avenida, y habla de que el cuerpo de Miguel Castillo sería trasladado al Servicio Nacional de Medicina Forense para hacerle “la autopsia de ley” (https://www.youtube.com/watch?v=k_qTHPnMxDc):

Por su parte, el diputado Diosdado Cabello, en su programa “Con el mazo dando”, se refirió también al hecho (https://www.youtube.com/watch?v=hwcm2nkrPJU):

“Uno ve hoy, por ejemplo, –y lamentamos profundamente todas las muertes–; uno ve hoy que asesinaron a otro muchacho, ahora en Las Mercedes. Inmediatamente, lo primero que dijeron, que había sido la Guardia Nacional Bolivariana, un impacto de bomba lacrimógena, fue lo primero que salió. Afortunadamente por ahí están unos videos (…) yo vi el video, hablé con el general Zavarce, le dije al general Zavarce… Aquí está, un aplauso para el general Zavarce (aplausos), jefe del zonal de acá del Distrito Capital, que llamara de una vez –¡siéntese hermano!–, al general Pérez Ampueda –aquí presente– comandante de la Policía Bolivariana, y le preguntara –¡siéntese hermano!– si había presencia ahí de policías o de guardias. No había ni presencia ni de policías ni de guardias. Todo indica que el disparo es a cuatro o cinco metros, y todo indica que es nuevamente asesinado por ellos mismos, ahí, ahí, y detrás de eso una gran maquinaria. El irresponsable de Freddy Guevara (dijo): ¡otro muerto del régimen!, y mete en sus cuentas además –a uno (le) da tristeza hacer un parte de muertes ¿verdad?–, eso da pena, pero mete en sus cuentas a todos los chavistas que ellos mismos han asesinado, y mete en sus cuentas a los que ellos mismos han asesinado, y han mandado a matar, y van a seguir, y nosotros también vamos a seguir defendiendo la patria, y la revolución, no nos vamos a rendir… (aplausos)”.

En cuanto a Maduro, el presidente se manifestó pidiendo justicia por los “hechos violentos” ocurridos en los últimos días, y cuando se refiere al caso de Miguel Castillo dice que murió “en extrañas circunstancias”, y que “otra vez murió”, y le dicen desde la audiencia: –“de una “rolinera”, y Maduro repite: “de una rolinera”, “una bala de plomo que solamente puede ser disparada desde armas no convencionales, chopos… lo asesinaron a 5 metros, doloroso, aquí está la esfera metálica…”.

¿Con qué arma asesinaron a Miguel Castillo?

Teniendo en cuenta estas intervenciones vemos que hay tres versiones en cuanto a las armas:

  • Medios y redes sociales por gobierno: “Las pruebas de pólvora determinaron que la esfera fue disparada con un arma artesanal explosiva y no con una china, honda o artefacto elástico.
  • Néstor Reverol: El proyectil proviene de un arma de fuego con la que fue impactado desde muy cerca.
  • El presidente Maduro: De una “rolinera”, una bala de plomo, que solamente puede ser disparada desde armas no convencionales, chopos…

Consultando con personas que saben de armamento (yo no sé nada de eso), me explican que las rolineras tienen esferas de acero inoxidable, mientras que el proyectil con el que fue impactado Miguel era de plomo (como se evidencia en la autopsia que se coló en las redes sociales). Este tipo de municiones provenientes de rolineras, o las mismas metras, se pueden activar como proyectiles en una escopeta, y hasta dentro de las mismas armas que se usan para disparar bombas lacrimógenas, además no dejan rastro balístico que permita determinar el arma desde la cual se disparó. Por otra parte, ninguna de estas tres versiones coinciden: Reverol habla de un arma de fuego, los medios de un arma artesanal explosiva y Maduro de una “rolinera” que solo “puede ser disparada desde armas no convencionales, chopos”.

Sin embargo, el 11 de mayo de 2017 a las 17:20 pm, con actualización del 12 de mayo de 2017, 11:13 am, El Universal, publica los supuestos resultados de la autopsia donde se dice lo siguiente:

Autopsia confirmaría que a Castillo lo asesinaron con una esfera metálica

Caracas.- “Según fuentes cercanas al Servicio Nacional de Medicina Forense (Senamef) se conoció que el proyectil que le quitó la vida a Miguel Castillo Bracho, de 27 años, fue una esfera metálica disparada a alta velocidad, posiblemente con una escopeta.

La esfera le ingresó por el brazo izquierdo con orificio de salida y luego lo impactó por el tórax y se le alojó en el ventrículo izquierdo del corazón, lo que le quitó la vida de manera inmediata.

Castillo fue el ingreso número 117 de la morgue de Bello Monte. Es decir, que durante los primeros 10 días del mes han sido ingresados esa misma cantidad de cadáveres.

La autopsia de Castillo fue practicada en horas de la noche del miércoles. Su cuerpo fue entregado el mismo día, a sus familiares” (http://www.eluniversal.com/noticias/sucesos/autopsia-confirmaria-que-castillo-asesinaron-con-una-esfera-metalica_652228).

No solo aterra la cantidad de víctimas ingresadas en la morgue de Bello Monte, es decir 117 en 10 días, sino que ahora aparece que “posiblemente” el arma utilizada fue una escopeta.

No hay tantas disparidades sobre el tipo de proyectil y la distancia desde la que fue impactado (de 4-5 metros a 10), aunque primero se dijo que la esfera de plomo era de 2 cm y después de 1,5, pero sí con el tipo arma. Nuevamente los expertos que saben de armas se darán cuenta de las inconsistencias técnicas que hay en cada una de estas declaraciones, pero uno, por sentido común, se da cuenta al menos que, si se trata de un arma artesanal o no convencional, se está dando a entender que el disparo “en teoría” no provino de algún miembro de un cuerpo de seguridad del Estado. Sin embargo, si fue con una escopeta, la perspectiva cambia.

¿Qué pasó con la cámara GoPro?

En el video grabado por el periodista Luis Olavarrieta, de Caraota Digital, aparece este hombre en moto con casco azul que dice: –“¿Qué pasó?, yo soy médico, dime”, y que le quita lo que en principio se dijo que era una cámara GoPro (https://www.youtube.com/watch?v=xx2SuDXwPg8):

Varios medios pro gobierno, publicaron algunas interpretaciones:

“¡ENCUBRIENDO AL ASESINO! Opositor le quita cámara GoPro a Miguel Castillo para ocultar evidencias (+VIDEO)

¿Por qué motivo a Miguel Castillo los mismos encapuchados le quitan la cámara GoPro que tenía en el casco? ¿Qué esconden estos fascistas?

Sin duda alguna estas acciones nos hacen creer que el asesino de este joven venezolano se encuentra entre sus mismas filas y así lo asoman las primeras investigaciones cuyos resultados ofrecidos por el Ministro Néstor Reverol, revelaron que el tiro que le quitó la vida a Castillo fue disparado desde muy cerca, presumiendo que el asesino incluso podría haber estado marchando con él.

Y es que no es casual ya que les han vendido la idea que tiene que haber derramamiento de sangre en las manifestaciones violentas para poder sacar del gobierno al Presidente Nicolás Maduro.

El asesinato de Miguel Castillo se suma al de los otros jóvenes que han fallecido de la misma manera. ¿Casualidad o causalidad?

El irresponsable dirigente de Voluntad Popular, Freddy Guevara, tendrá que pagar por exponer a estos jóvenes como carne de cañón solo para conquistar sus intereses personales.

Ojalá muchos jóvenes abran sus ojos y vean cómo esta terrorífica oposición juega con sus vidas, cuando ni siquiera un proyecto de país son capaces de ofrecerles, están siendo vilmente utilizados para lograr sus cometidos y además, encubren a los asesinos ocultando las evidencias y pruebas, promoviendo así la impunidad” (http://www.lechuguinos.com/opositor-quita-camara-miguel-castillo/).

Solo dos comentarios: el hombre que le quita la supuesta cámara GoPro a Miguel no estaba encapuchado y Reverol dice que se trató de un arma de fuego, con lo cual, por sentido común, uno puede inferir que no necesariamente el que disparó estaba a tan corta distancia.

El día 12 de mayo, Caraota Digital vuelve a publicar dos videos (sin editar), acompañados de un relato de los acontecimientos sucedidos en la tarde del 10 de mayo en Las Mercedes, bajo el título: A Castillo no le quitaron una GoPro: Videos inéditos y sin editar previos a su asesinato, y escrito por el periodista Christian G. Velasco, Jefe de Información e Investigación de este medio.

Imágenes sin editar – Minutos antes de la muerte de Miguel Castillo

Los videos fueron captados por nuestro periodista Luis Olavarrieta; quien relató parte de lo que vivió”:

Estábamos en la autopista Francisco Fajardo cuando comenzó la represión que fue tan brutal que muchos de los manifestantes decidieron bajar por un camino de tierra que se encuentra en el puente que une El Rosal con Las Mercedes. Cuando llegaron se concentraron en ese punto y los GNB que se encontraban en el puente comenzaron a hacer escudos. Después sonaron explosivos y gases lacrimógenos.

Dice Velasco que el periodista hace énfasis en una explosión particular que hizo correr a todos del susto:

Salieron chispas de fuego; algo salió con muchísima expansión; yo estaba resguardado detrás de un kiosco, pero después decidí alejarme más hacia Las Mercedes; en ese punto los muchachos se habían movido y suena otra detonación y empiezan a gritar: ‘se cayó, se cayó’, cuando corrí y me acerqué se trataba de Miguel Castillo a quien montaron en una moto para llevarlo hasta una ambulancia; y es lo que se muestra en las imágenes de Caraota Digital que se viralizaron y todo el mundo pudo ver.

La presencia de este periodista produce datos importantes. En primer lugar, se demuestra que no se trataba de una cámara GoPro sino de un par de filtros. En la grabación se demuestra el primer desprendimiento de uno de los filtros (el izquierdo), y luego del derecho. A continuación, una captura de imágenes del video, de 4 momentos en los que el hombre de casco azul le desprende los filtros al joven herido:

Además, el medio Caraota Digital publica el video sin editar, dándonos otro dato tan importante como lo son las horas y los minutos en que sucedieron los hechos, y mostrando además, que había enfrentamientos entre los manifestantes y los guardias o cuerpos de seguridad en ese momento, a pesar de que Diosdado aseguraba que no se encontraban allí ni guardias ni policías. El video comienza a registrar las 2:23 pm, y en él se dice que a esa misma hora “un grupo de Guardias Nacionales se coloca al borde del puente formando un escudo y se empiezan a escuchar las primeras detonaciones”. A continuación, la captura de imágenes del video (ya esos puentes de guerra que se aprecian en una de las imágenes anteriores fueron desmontados para la fecha de hoy, 29 de mayo):

El video titulado “Análisis de momentos antes de la muerte de Miguel Castillo” (https://www.youtube.com/watch?v=ko3ClH18YhM):

Según relata el periodista, a las 2:25 comienzan a escucharse las primeras detonaciones y se da una “detonación estruendosa”. A las 2:33 menciona el “traslado de Miguel Castillo a la ambulancia”, y termina diciendo que se trata de las imágenes en secuencia que grabó desde las 12:23 a las 2:33 del 10 de mayo.

Logré ver otro video donde aparentemente se mostraba el justo “Momento en que muere Miguel Castillo” (https://www.youtube.com/watch?v=WfAeQwWOZxE), en medio de una atmósfera rodeada de gases, pero el video cuando lo volví a buscar para insertarlo en esta nota, había sido eliminado, y cometí el error de no hacer captura de pantalla. Sin embargo, allí se mostraba bajo este titular el momento en el que un joven cae en medio de muchos gases y es socorrido por otros jóvenes. Me fijé que el joven que cayó tenía una indumentaria bastante similar a la que aparece cuando Miguel se observa en la moto con la máscara y una pieza roja que parece haber sido un morral que cargaba.

Por otra parte, el medio digital Contrapunto también informa que ese día desde la autopista los guardias nacionales “comenzaron a disparar metras y balines de plomo” (https://www.youtube.com/watch?v=hKR3BByC-84&app=desktop):

El video destaca otros datos: La llegada del CICPC a la Policlínica Las Mercedes a las 4:30 pm, donde los manifestantes denuncian que les estaban disparando con metras y balines de plomo, y donde declaran que no se ha levantado la autopsia. El director de Salud Baruta, Enrique Montbrun, relata que hay cerca de cien heridos y que hay “un fallecido producido por un proyectil de alta velocidad que penetró, perforó, el brazo izquierdo, y penetró el tórax, en el quinto espacio intercostal con la línea axilar anterior”, que le produce la muerte de forma inmediata. Otra información importante aquí es que según el médico se trató de “un proyectil de alta velocidad”.

¿Por qué se muestran imágenes de la autopsia?

No entiendo además cómo se cuelan en las redes sociales los resultados de una autopsia. Tampoco siento que es necesario mostrar aquí las imágenes de la autopsia que al parecer publica de primero el diputado Pedro Carreño, según denunciaron algunos medios (http://www.noticierodigital.com/2017/05/pedro-carreno-mostro-imagen-de-la-autopsia-de-migue-castillo/; http://elcooperante.com/indignante-la-foto-que-revelo-pedro-carreno-sobre-la-autopsia-de-miguel-castillo/). De todas formas, en esas imágenes que muchos vimos, pudimos apreciar que el tipo de proyectil con el que fue impactado Miguel fue una esfera de plomo que le atraviesa el brazo y queda alojada en su cuerpo.

Por su parte, unos de los diputados de la oposición, del partido Primero Justicia, José Manuel Olivares, aseguraba que tenía pruebas clínicas y paraclínicas “de que el joven Miguel Castillo fue asesinado por un disparo de la Guardia Nacional” (http://notitotal.com/2017/05/11/olivares-miguel-castillo-lo-asesino-la-gnb-una-metra-tenemos-la-evidencia/ y http://www.ntn24.com/noticia/jose-manuel-olivares-tenemos-las-pruebas-que-miguel-castillo-fue-asesinado-por-la-gn-141162), y agrega que tienen “confianza en el debido proceso” y se dirige “a la Fiscal General” para decirle que tiene “la evidencia” de que “Miguel Castillo fue asesinado por una metra que disparó la Guardia Nacional”, y rechazando “las declaraciones emitidas” por el ministro Reverol, “quien señaló a través de una entrevista a VTV que el joven fue víctima de un impacto por arma de fuego”. Además, el diputado agrega que “los padres de Pernalete y Castillo hoy en día están convencidos que sus hijos fueron asesinados por efectivos de la Guardia Nacional”, y que Reverol “miente”. Sin embargo, Olivares parece equivocarse al señalar que el disparo no fue producto de un arma de fuego, versión que sugieren tanto Reverol como la publicación de El Universal.

Algunos comentarios sobre el caso de Juan Pernalete

A Diosdado le ha dado por “aclarar” cómo han sido cada uno de los asesinatos habidos durante las manifestaciones, emitiendo su versión y una serie de conclusiones que los presentes aplauden. Con el caso de Juan Pernalete, asesinado en Altamira, el día miércoles 26 de abril, Diosdado despliega una hipótesis de que Pernalete fue impactado con un arma de perno cautivo o una pistola de perno, con la que matan en seco a los animales, cuando su papel como dirigente político no es el de criminólogo, y lo mismo tendría que decirse para el resto de dirigentes. Sin embargo, en sus últimas intervenciones, también con relación al caso de Pernalete, Diosdado asegura que en el momento de ese asesinato, no estaban ni la guardia ni la policía en el sector donde fallece el joven. Pero sin duda existen suficientes demostraciones presenciales y grabadas, donde se aprecian los enfrentamientos y donde siempre, en la medida en que haya manifestantes, hay guardias y/o policías más lejos o más cerca de los mismos.

El periodista que grabó el video donde se muestra al joven Pernalete antes de ingresar a Salud Chacao, el día 26 de abril, se llama Marcos Morin Aguirre. Según su testimonio, él llega a Altamira alrededor de las 2:30 pm y, aproximadamente, a las 2:50 pm, graba el video que publica el día 27 de abril en Instagram (https://www.instagram.com/p/BTaLFCAgehW/), y que luego será replicado por una cantidad de medios. En este caso mostramos el análisis de María Alejandra Díaz, en su programa “Las Leyes del Pueblo”, con el joven de “Zurda Conducta”, Ricardo González.

El primer error de la abogada es escuchar “te dieron” cuando la pregunta fue “le dieron”, lo que aclara después el mismo Ricardo González. Lo segundo que quiero destacar es cuando González señala que en esa escena registrada en el video “no hay combate” o “enfrentamiento” y que el registro está bastante retirado del posible lugar donde ya se indicaba que había sido impactado Pernalete con una bomba lacrimógena, es decir por la Torre Británica, como sugiriendo que en ese video es que se asesina a Pernalete. Este comentario no es consistente ya que el video solo registra un momento del suceso y no toda la historia, es decir el antes y el después, y ahí se aprecia que ya Pernalete venía herido antes de que supuestamente lo impactaran los jóvenes que lo auxilian con un arma de perno cautivo (versión que pone a circular Diosdado). González sugiere además que no es posible que una persona con un infarto pueda caminar 100 metros. Este argumento es otra vez inconsistente debido a que no solo hay motos por la zona de las manifestaciones que movilizan a la gente, sino además, porque nadie sabe o puede determinar con exactitud si el joven había sufrido un infarto, si podía caminar o no y qué tanto.

El punto del video que a mí particularmente me hizo pensar es por qué lo abandonan, aunque al final del segmento se ve que otro de los jóvenes corre hacia él. Preguntándole a otros jóvenes que han estado en las manifestaciones, ellos me señalaban que en esos momentos no solo todo sucede muy rápidamente sino que además en varios casos no se sabe con certeza qué tan grave es una herida por bomba lacrimógena o por perdigones, ya que a diario muchas personas han sido impactadas de esta manera, incluyendo a los mismos reporteros o fotógrafos, o se piensa que se trata solo de un desmayo producto de la asfixia (y puesto que Miguel, me dicen, no tenía herida visible de sangre). “Tampoco”, me señalan, “todos los que estamos ahí nos conocemos”. De todas formas no es muy comprensible ver que ninguno de esos jóvenes se quedara acompañando a Miguel, pues por lo general se quedan si alguien sale herido por leve o grave que sea. Sin embargo, el mismo periodista que grabó esta escena explica que en un primer momento no sabía que ese joven era Pernalete y que lo que pensó era que estaba afectado por las bombas lacrimógenas.

Otro aspecto a comentar es que el periodista no esconde el video. Una vez que se percata de que se trata de Pernalete, publica el video al día siguiente, explicando además en otros videos que sí había presencia de los cuerpos de seguridad del Estado a esas horas en Altamira. Sin embargo, a pesar de esto, González dice sospechar de la persona que grabó el video, y no parece saber aún que se trata de un periodista que puede ser ubicado en todas las redes. En este sentido, la interpretación que sugiere un complot se puede invalidar, ya que por lógica, si este periodista hubiera tenido mala intención o si hubiese estado implicado en algo, no hubiese publicado el video. Además el periodista lamenta la tergiversación que se hace de ese video en algunos medios oficiales:

En el Twitter de Marcos Morin Aguirre, se pueden ubicar todas sus publicaciones, resalto las siguientes:

Con respecto al video del joven Pernalete haré las siguientes consideraciones: (1) Cubrí la zona de Altamira entre las 2:30PM y las 5:00PM. Inicialmente la GNB solo se encontraba en la Av. Don Bosco y un pequeño (2) contingente al final de la Av. Sur de Altamira. A las 2:45 recorrí dicha arteria vial y solo había barricadas a la altura de la torre (3) Británica. Sin embargo a las 2:50PM comenzó el lanzamiento de lacrimógenas desde la Don Bosco y paralelamente la GNB empezó a subir por (4) la Av. Sur. En el momento del video se ve claramente el efecto de lacrimógenas hacia los lados de la Torre Británica (5) en el video se observa a un joven (Pernalete) quien sube con algunas personas que lo están ayudando. En ese momento pensé que estaba (6) afectado por los gases lanzados abajo en las cercanías de la Torre Británica (7) lo que decía la gente que venía subiendo era que la GNB había lanzado algo y que el joven estaba herido (8) en ningún momento puedo asegurar que la GNB lanzó algo al joven pues yo no lo vi ni lo capté en mis imágenes, pero sí puedo dar fe (9) de que efectivos de la GNB se encontraban muy cerca de la Torre Británica en la Av Sur de Altamira (10) espero que el Ministerio Público pueda esclarecer este extraño caso y que sean castigados los responsables sean del bando que sean (11) lamento además la tergiversación que han pretendido dar al video en algunos medios oficiales (12) le mando un fuerte abrazo a la familia de Pernalete en especial a su tía Selva Serena quien fue mi alumna en la universidad.

Un usuario le dice: todo está muy bien y le pregunta si ve normal la actitud de las personas que lo llevan y por qué lo dejan tirado allí… Él responde: “Las investigaciones las está haciendo el Ministerio Público y creo que todos deseamos que se esclarezca este lamentable hecho”. Luego, en otro Twitter recalca, “Falso de toda falsedad… yo cubrí esa zona y puedo dar fe que la GNB estaba muy cerca de la Torre Británica” (28 de abril), también deja un video del 26, donde se da un “testimonio de que hoy la GNB disparó bombas lacrimógenas a quemarropa en contra de quienes estábamos manifestando” (30 de abril). Por último, otro de los Tuit del periodista, me llamó la atención y por eso lo destaco: “Yo todavía tengo esperanzas en que Venezuela transite hacia La Paz y que chavistas y opositores puedan convivir en paz… ojalá se pueda…”.

Otro dos aspectos que quiero señalar es que según este reporte médico de Salud Chacao, el joven Pernalete entra con signos vitales a las 2:50 pm y fallece a las 3:27 pm. Lo que quiere decir que aproximadamente en ese rango de tiempo, entre las 2:30 y las 3:30, teniendo en cuenta también las horas reportadas por el periodista Morin Aguirre, Pernalete es impactado y trasladado a Salud Chacao, donde, según la parte médica, fallece.

Juntando algunos reportajes de varios medios, destaco tres puntos:

–Acta o certificado de defunción (elaborado a las 3:45 pm), en el que se puntualiza la parte médica del fallecimiento (“El golpe que recibió Juan Pablo Pernalete en el lado izquierdo de su pecho le produjo un “shock cardiogénico, contusión cardiaca y traumatismo cerrado de tórax”), y que una fuente consultada indica “que el impacto le fracturó el esternón, le perforó los pulmones y luego le produjo un paro cardíaco”. El informe “fue firmado por el Ministerio Público, aunque participaron forenses de la Fiscalía y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)”, y un dato curioso es que Juan Carlos Perdomo, el médico traumatólogo, le manifiesta a este medio “que el certificado de defunción no especifica cuál fue el objeto que golpeó a Pernalete” y “considera que es raro que no se haya determinado en este documento” (http://runrun.es/nacional/307129/exclusiva-esta-es-la-verdad-sobre-como-murio-juan-pablo-pernalete-el-26a.html).

–La presencia o no en el video de un arma de perno, en dos referencias se cuestiona la interpretación de los dirigentes y medios oficialistas, que incluyen al ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, de que uno de los jóvenes que abandonan a Pernalete le pasa a otro un arma de perno con la que supuestamente lo impactan. El primero es un Análisis del video “los últimos instantes de vida de Juan Pernalete”, que elabora El Pitazo, y donde dicen: “El Pitazo realizó un análisis cuadro a cuadro del video presentado por el oficialismo. La observación lleva a determinar que no se ve un arma de perno y que por el tamaño (aproximadamente 30 cm) es imposible que una mano la oculte. Cuando el joven de franela anaranjada entra en escena no lleva nada en las manos, cuando sujeta a Pernalete tampoco y en el momento en que le pasa algo a su compañero, el de franela azul, tampoco logra distinguirse una arma de perno, la cual por el tamaño es poco probable que no se identifique en el video”. Sin embargo, otra referencia señala que no se trata de un paso de objeto sino que el joven de la izquierda lo que carga es una máscara (OBSERVANDO EL VIDEO DE JUAN PERNALETE CUADRO A CUADRO).

Es importante hacer visible aquí también cómo el ministro de comunicación, Ernesto Villegas, no sabe tampoco qué tipo de arma es la que se está señalando por parte de voceros del gobierno que fue usada. Villegas se refiere (a partir del minuto 1:28), a un arma llamada una pistola de “pistón”, pero una mujer le dice “de perno”, y el ministro lo repite, como sucede con “cautivo”.

–La presencia o no de los cuerpos de seguridad del Estado y las investigaciones. En este aspecto quiero destacar que sí había presencia de los cuerpos de seguridad del Estado y que el Ministerio Público realizó investigaciones y recolectó pruebas como lo relata otro reportaje de El Pitazo (VIDEO | Tres miradas sobre el asesinato de Juan Pernalete). Para finalizar existen otras publicaciones y análisis del hematoma causado por el proyectil en el que intentan mostrar las diferencias entre una herida causada por una bomba lacrimógena y otra causada por un arma de perno (http://runrun.es/rr-es-plus/307427/infografia-fuentes-policiales-aseguran-que-a-juan-pernalete-lo-habria-matado-el-impacto-de-una-lacrimogena.html). Algunas imágenes en contraste:

Imagen 1:

Imagen 2:

Sobre la “Imagen 1”, tomo dos puntos: 1. Últimas Noticias se adelanta a dar resultados antes que el MP; 2. El dibujo que muestran los medios pro gobierno –el del centro según el collage–, señala un impacto frontal de un arma de perno, cuestión que se contradice con las interpretaciones que dan del video, ya que en ningún momento se observa en esa grabación un impacto de esta naturaleza. Sobre la “Imagen 2”, puntualizo un aspecto: con el arma que se coloca en la imagen de la izquierda y el tipo de proyectil es difícil pensar que ese impacto “le fracturó el esternón, le perforó los pulmones y luego le produjo un paro cardíaco” al joven Miguel Castillo, y con respecto a los hematomas no me atrevo a resaltar nada, pues además faltarían análisis químicos de las sustancias localizadas tanto en la ropa como en el cuerpo de Pernalete para luego determinar el tipo de proyectil. Sin embargo, al parecer es falso, como señalaron también Diosdado, entre otros, que el arma de perno no deja ningún tipo de huella.

¿A cargo de quiénes están las autopsias y las investigaciones criminalísticas?

Se supo además por otra nota de prensa (http://www.diariolavoz.net/2017/05/12/realizan-inspeccion-tecnica-asesinato-periodista-miguel-castillo-las-mercedes/) la realización de la “inspección técnica por asesinato del periodista Miguel Castillo en Las Mercedes”, y que los restos del joven “serán inhumados en el Cementerio del Este, La Guairita”.

El organismo encargado de realizar la inspección técnica y el estudio planimétrico en la Av. Principal de Las Mercedes, cerca del CVA (Centro Venezolano Americano) fue una comisión del CICPC, “mientras que la autopsia fue realizada en la sede Senamecf (Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses), con presencia de patólogos de la Unidad de Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales de la Fiscalía y la familia recibió la autorización para retirarlo”.

Trascendió que en la autopsia le extrajeron el proyectil que le quedó alojado luego de impactarlo en el pectoral izquierdo (…) El Ministerio Público designó a los fiscales 34 nacional y 126 de Caracas, Ramón Diamont y Luis Dordelly respectivamente, para dirigir las investigaciones que lleva a cabo el Cicpc. Este jueves en Las Mercedes, la policía científica estuvo tratando de ubicar videos que hayan captado el momento en que Castillo recibió el tiro.

En cuanto a los entes encargados de realizar las autopsias, es decir las “medicaturas forenses”, a partir del 19 de junio del año 2012, dejan de ser “competencia de la policía judicial” y pasan a depender del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz (http://diariodecaracas.com/blog/germ%C3%A1n-febres/medicaturas-forenses-ya-no-son-parte-del-cicpc).

Chávez aprobó “por vía Ley Habilitante, la Ley Orgánica de Servicio de Policía de Investigación, el CICPC y el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, por medio de la cual las medicaturas forenses dejan ser competencia de la policía judicial y pasan a depender directamente del Ministerio de Interiores y Justicia. Es muy poco lo que se conoce acerca del asunto. La escasa información disponible referente a algunos aspectos incluidos en el estatuto legal ha sido compartida por el ministro Tareck El Aissami, por medio de twitts”. “Con la Ley Orgánica de Servicio de Policía de Investigación, el CICPC y el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, nace la nueva policía científica. Se crea un sistema integrado de policía de investigación, con rectoría del ministerio de Relaciones Interiores y Justicia”.

La Sede Nacional de Medicatura y Ciencia Forense, conocida como Medicatura Forense, está ubicada en la Morgue de Bello Monte, en la Avenida Neverí del sector Colinas de Bello Monte en el municipio Baruta, estado Miranda. Allí funciona el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses conocido por sus siglas SENAMECF. Muchos de los cuerpos que ingresan allí “lo hacen a través del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas” (Morgue de Bello Monte).

Pero también, el Ministerio Público tiene una unidad de medicatura forense y de investigaciones criminalísticas. “En el año 2008, el MP crea, mediante Gaceta Oficial N° 39.086, las Unidades Criminalísticas Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales (UCCVDF), del Área Metropolitana de Caracas y de Barquisimeto, estado Lara (http://criminalistica.mp.gob.ve/antecedentes/), para abordar, según la CRBV, en su artículo 29, lo siguiente: “El Estado estará obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades. Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones graves a los derechos humanos y los crímenes de guerra son imprescriptibles (…)”.

Las Unidades Criminalísticas del Ministerio Público están capacitadas para practicar peritajes y experticias técnico-científicas en las áreas de: Inspecciones Técnicas, Levantamiento Planimétrico, Trayectoria Intraorgánica, Biológica, Físico-Química, Balística, Físico-Comparativa, de Microscopia Electrónica, Audiovisuales, Médico Legales, Anatomopatológica, Toxicológica, Antropológicas, Odontológica, Genética, entre otras.

Posteriormente, en el año 2013, se crean la Dirección General de Apoyo a la Investigación Penal y la División de Peritaje Médico Forense del Ministerio Público, como parte de las medidas aplicadas por la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, para descongestionar los servicios de medicina legal (Ministerio Público).

Por otra parte, intentándome informar sobre los responsables de las investigaciones criminalísticas, dos notas llamaron mi atención, una en la que Reverol destaca, junto a Tareck El Aissami, que el Cicpc y el Senamecf tendrán mayor autoridad en el servicio policial (Cicpc y el Senamecf tendrán mayor autoridad en el servicio policial), y otra en la que la directiva del Senamecf le hace una visita a los laboratorios de Criminalística del Ministerio Público (Directiva del Senamecf recorrió laboratorios de Criminalística del Ministerio Público), ambas notas son del año 2016.

Pero lo que me interesa destacar acá, es que en la nota que se refiere a la “inspección técnica por asesinato de periodista Miguel Castillo en Las Mercedes”, se menciona la presencia “de patólogos de la Unidad de Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales de la Fiscalía”, es decir la unidad encargada de atender los casos en los que los presuntos responsables sean “funcionarios de seguridad del Estado venezolano”.

Hacia una conciencia del poder de la información

“Los medios de comunicación son la entidad más poderosa de la tierra. Ellos tienen el poder de hacer culpable al inocente e inocente al culpable, y este es el poder. Porque ellos controlan la mente de las masas”,

Malcolm X.

“La impunidad premia el delito, induce a su repetición y le hace propaganda: estimula el delincuente y contagia su ejemplo”,

Eduardo Galeano.

“No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante”,

Ernesto Ché Guevara.

 

Para finalizar, no es nuestro deber emitir juicios o conclusiones sobre quiénes asesinaron a estos jóvenes y cómo lo hicieron, ya que no somos parte de los cuerpos de investigación especializados e implicados en este tipo de hechos. Lo que sí podemos hacer como estudiosos, como analistas, como parte de un pueblo y de una ciudadanía, es intentar hacer más visible la inconsistencia de la información, el poder que puede llegar a tener en cada uno, su manera de ser armada –manipulada–, divulgada, la velocidad con la que nos llega –que impide muchas veces su análisis o comprobación de veracidad–, y la polarización política que determina nuestra mirada fija sobre el mundo e imposibilita el acceso a un espectro perceptivo más amplio, que permitiría superar el maniqueísmo que culpabiliza de forma mecánica a uno u otro grupo político, sin tener en cuenta los elementos diferenciales que existen dentro de cada uno y en todo este panorama. La realidad está siendo mucho más compleja y amerita que los marcos perceptivos e interpretativos, y también los de acción, se abran y se amplíen. Y en este último punto, considero necesario y valioso el trabajo de los reporteros, de los estudiosos e investigadores, del pueblo organizado, que de manera colectiva –en vista que nuestra actual situación está profundamente atravesada por una interpretación bipolar, casi esquizofrénica, de la realidad–, puedan ayudar a hacer visible la verdad –que es producto de un trabajo colectivo– y de la cual depende en gran parte que podamos construir las bases de una nueva justicia social, inalcanzable en la IV República y ahora también en la V.

 


Ver también:

La verdad violentada. Análisis comunicacional I: Gases lacrimógenos y manifestaciones

 

La verdad violentada II: las salidas desde la distancia

 

 

 

 

 

Deja tu comentario