De Yibram, la polarización y el futuro

Por Gunter A. Hentschel

 

Ayer, Yibram Saab posteó un video en youtube.com, leyendo una carta a la nación y, en específico, a su padre, Tarek William Saab. Luego, el hijo del actual presidente de la República, conocido generalmente por el apodo “Nicolasito”, le respondió a su compañero de juego de hace años atrás, con una carta publicada al final de la noche. Y hoy, desde la madrugada, en los foros de muchos medios en línea y las redes sociales, tutilimundi castigaba a uno o a los dos, y politiqueros antichavistas trataron de llevarse el acto de Yibram como trofeo y bandera de su lucha por el Poder.

Me entristecí con los comentarios de lado y lado, ya que sólo demostraron cuán grave es el daño que la polarización política ha hecho a la sociedad venezolana. Cuán profunda es la división que impide a esta sociedad resolver los problemas vividos por todos, y al mirar hacia atrás, con rencor por un pasado perdido, en vez de mirar hacia adelante y conquistar el futuro. Las grietas son profundas, tan profundas que parecen insuperables. Y sólo, al superar la división, esta sociedad va a conocer tiempos mejores.

A Yibram quiero felicitar por su coraje. No es fácil enfrentar al padre; mas cuando el padre ha dejado el camino correcto. No importa, que haya sido criado en una casa bendecida con los privilegios mal habidos por el padre. No importa, hacia donde su padre se haya desviado. No importa, si alguna vez ha estado del lado de un chavismo incumplidor de sus promesas, para una mitad del país, tal como Nicolasito nos recuerda. No importa, si ahora marcha con la oposición, en la otra mitad del país. Lo importante es, que ha reaccionado ante la actualidad y sus hechos. Que se ha despertado del letargo que aún mantiene en la posición de víctimas a los demás. Que ha razonado por su cuenta, no por la inducción desde uno de los polos de la división, y recuperado su dignidad como individuo. Con eso, se ha liberado del rol de un objeto en manos de los manipuladores de lado y lado, y se ha convertido en sujeto. Si todos lograsen eso, y volviéramos a ser una sociedad de sujetos, posiblemente nos enfrentaríamos inicialmente, con vehemencia, pero ya no nos lanzaríamos más ni granadas de gas, ni piedras, los unos a los otros, sino comenzaríamos a discutir hasta convertirse la disputa en debate constructiva, en diálogo, y finalmente, nacería un nuevo consenso capaz de permitir la convivencia de todos los individuos miembros de la sociedad nacional, en vez de la competencia de dos masas amorfas sin voluntad propia, sino con puro odio a la otra masa hermana.

Y respecto al video y la carta del hijo a su padre, queda mencionar que sí: Tarek –antes de iniciarse el gobierno seudosocialista mafioso y desvincularse de sus orígenes y llevarlo a la decadencia absoluta (con excepción, quizás, del padre de Nicolasito, quien sólo era siempre el acompañante vivo de los demás, el oportunista sin cualidades propias, el jala-bolas y aprovechador, hoy, valga la redundancia, aprovechado por titiriteros) y terminar en una nueva edición del viejo clásico mafia + oligarquía = fascismo contra el pueblo común– era un muy respetado abogado luchador por los DD.HH., en tiempos del PRV, dedicado a la cuestión de los desaparecidos. Al ser integrado en el gobierno, no se escapó a la decadencia generalizada tras el 11-A 2002, cuyos sucesos realmente no fueron lo que parecían. El 11-A no vino desde la oposición, sino desde el ministerio de la defensa. Un minúsculo sector de opositores virtuales (empresarios quebrados en su momento, los que hoy han vuelto a la vida de millonarios dolarizados en un exilio que todavía no se entiende; por ejemplo, las fugas tan raras y sospechosamente fáciles de Carmona y Ortega) se prestó a desvirtuar, permitiendo así llevarnos a donde hoy estamos. Pero su hijo ha mostrado que tiene las bolas que gente como el otro padre, Nicolás, no tiene, pues toda su vida ha jalado mecate para hoy estar donde está, ilegítimamente, y desde el abandono del hilo constitucional, no sólo ahora con las sentencias 155 y 156, sino con las visibles directrices del Ejecutivo al TSJ cuando suspendieron a los diputados indígenas del Amazonas, además ilegalmente. Pero en su video hay además un detalle, que más que todo lo demás, llama mi atención: El escenario y la puesta en escena. El fondo nocturno, la palmera al fondo a la izquierda, la franela blanca. ¿No es el escenario de la foto del estudiante caído? ¿O, al menos, una réplica consciente y voluntaria del mismo?

Este detalle me dice: a) Lo más probable, Yibram conoció personalmente al estudiante fallecido (Juan Pablo Pernalete); b) su padre, por medio de él, lo conoció probablemente; c) debe ser por eso, que Yibram se libera más allá de asistir a las marchas contra un gobierno al que su padre pertenece y que no sólo lo afronta, sino que lo hace públicamente; d) podemos esperar entonces, si su padre Tarek se despierta de una desviación y un complejo narcisista, parte de la decadencia boliburguesa, y haga lo que hubiera hecho en una situación así, antes de 1999.

Nadie debería atacar a Yibram por sospechar que se prestaría para un montaje por parte de la oposición. Nunca lo haría, pues seguro no está menos claro que yo, y que ustedes mis lectores, y la mayoría de los venezolanos, que es un riesgo meterse con una mafia tan poderosa como es la escuadra restante de un equipo de gobierno que ha expulsado, desde el 14 de abril, hace quince años, a todos los revolucionarios verdaderos, manteniendo sólo, como alibi, a aquellos que lograron corromper y reclutar para sus fines delictivos. Entre estos, el padre de Yibram, quien hoy no puede dejar el barco, aunque se hunde y aunque sus hijos se lo rueguen, ya que su libertad, como la de los demás, depende de que siga la impunidad.

Quiero agradecer a Yibram su inmenso coraje, que Venezuela te recuerde y bendiga. Pero aprovecha tu paso personal hacia la libertad de un individuo-sujeto, capaz de construir su propia vida. La de tu padre, ya a estas alturas, no la puedes salvar, ni es tu deber, al él haber dejado el camino de la honradez que en un pasado fue su lauro, cuando era ejemplo. El hijo debe seguir, como lo ha hecho hasta ahora, y por lo cual encontró ayer la fuerza para actuar por su propia conciencia.

A todos los que hoy buscan apoderarse de Yibram, digo que su esfuerzo es en vano. Una persona libre que toma su propia decisión, ya no vuelve al yugo de nuevo, y se hace capaz de defender lo suyo, y más, cuando estudia Derecho y viene de un padre como Tarek. Déjenlo en paz, porque su video es un asunto propio, no es obra de otros, ni lo va a ser.

A aquellos que toman el asunto –sin conocerlo ni a él, ni a su padre, ni al presidente títere, ni al hijo de aquel– para opinar, sin haber analizado o estudiado el asunto, en los foros y las redes sociales: Simplemente déjenlo. Tratando, sin posibilidad alguna, de destruir a otro, posiblemente más grande, sólo se destruyen a sí mismos. Porque toda maldad, algún día, se paga. La misma, que se cometió inconscientemente siguiendo a otros que nos dividieron para luego repartirse el rebaño, unos, para el chavismo, otros, para el antichavismo, explotándonos a todos y diviéndonos en dos rebaños de dos señores aliados en contra el pueblo dividido para beneficio de ellos. Comiéndose juntos los corderos asados, para no decir borregos fritos, de ambos rebaños.

Y a Nicolasito le quiero decir: No es tu culpa que hayas llegado a donde estás hoy, pero sería tu culpa, si ya no reflexionas y sigues recibiendo las órdenes de los malos asesores de tu padre, que ya han logrado convertirlo en un reo futuro, y a tus primos, en reos y reos futuros, y probablemente, a ti también; pero aún queda una (en tu caso mínima) posibilidad que, si ahora te liberas del mundo de las mentiras de la generación de tu padre, tu futuro pueda ser una vuelta a la normalidad y a la dignidad. No te pierdas esta, quizás última, oportunidad en tu vida de poner orden en ella y encontrarte con la realidad.

Saludos a todos, que aprenden de lo que el destino nos presenta, y superan la polarización como Yibram la superó, en vez de hacerle el juego a Maduro padre, o perdiendo tiempo con críticas innecesarias a su hijo, quien es otra víctima más de la perversión cubana, introducida en su padre.

Y a todos: No pierdan su tiempo con defender a los que a les han vendido, con cada kilo de harina Pan que desvía una vocera corrompida de consejo comunal desde los Clap; con cada litro de aceite o azúcar que desvían oficiales corruptos al bachaqueo, y más aún, al rematar las riquezas de su patria, igual y mejor que cualquier vende-patria de “la cuarta” lo hubiera hecho, con las empresas mixtas de la Faja del Orinoco, con el Arco Minero y, tras la sentencia 156 del TSJ (cuyo ataque a la AN ha sido retomado, pero cuya interpretación del art. 33 de la ley orgánica de hidrocarburos, casi desapercibido por el público general, sigue vigente), pronto con el remate de PDVSA a transnacionales por medio de la Camimpeg mudada con el nombre Camimpeg SPS a Londres y sacada de la jurisdicción nacional a la del imperialismo británico. Esa riqueza, que estamos a punto de perder como ya parece que casi perdimos el Esequibo, hubiera sido su futuro también. No pierdan su alegría y su dignidad, cayendo en la trampa de los estereotipos resentidos ofrecidos por terceros. A nuestro actual presidente, ya no es posible defender. Ni lo merece. Pero personas como Yibram merecen nuestro respecto, porque, sin importar el cómo y por qué, siguen a sus propias ideas, lo cual es la única manera de llevar la vida con dignidad.

Y no digo todo eso, haciéndole el juego tampoco a la MUD. Soy de izquierda, de toda una vida. Por eso es que tampoco puedo excusar al fascismo cuando se disfraza de seudo socialismo e, incluso, utiliza a figuras (ya corrompidas) con un pasado de socialistas de moda, “de salón”, como también se pudiera decir. Al fascismo hay que combatirlo siempre, sin importar su camuflaje. Pero ahora es el momento de combatir el fascismo vigente. El posible futuro fascismo, otra vez de argumentación neoliberal, que igualmente combatiremos si lograra llegar a llenar el nicho dejado por el fascismo seudo socialista de hoy, tras su cercana derrota. Pero, ¿quién sabe con certeza, si no pudiéramos lograr tumbar una aparición fascista, sin que dejáramos espacio para su próxima actuación con otra peluca y careta? Todo depende de nuestra propia seguridad cuando actuamos, de nuestra propia fidelidad a los criterios propios. A nuestra voluntad de lucha. No a las ideas que quieren hacernos pensar que fuesen nuestras, y no lo son.

Actualmente, tenemos un país dividido en dos bandos equilibrados entre ellos mismos, y un tercer bando “ni-ni” que no quiere asumir responsabilidades. Al unirnos todos, pudiéramos reconocer, al fin, que realmente todos queremos lo mismo, una vida estable y en paz, con perspectivas alcanzables, a pesar de las ideas inducidas por politiqueros (porque políticos aquí no hay; sino sólo ayudantes de titiriteros). Y entonces, valdría una línea, hoy cantada y gritada en las marchas de ambos lados: Un pueblo unido, jamás será vencido. Pero un pueblo desunido, dividido, siempre quedará desnudo, desprotegido, y siendo presa fácil para los que saben manejar el Poder real.

Mis honestas condolencias a las familias de todos los caídos en vano, de bando y bando.

 

 

Deja tu comentario