El café de los Yukpa

Por varias vías que hoy no detallaremos, desde la época Rómulo Betancourt el café llagó al territorio Yukpa por iniciativas del capital privado. Posteriormente, el Estado a través de FONCAFÉ le dio asistencia técnica y financiamiento a las comunidades Yukpa en las montañas de la Sierra de Perijá. Hasta administraban sus dirigentes, en tiempos de la gobernadora del Zulia Dra. Lolita Aniyar de Castro, la DAI/ORAIZ y el IAN, una Torrefactora en la ciudad de Machiques que procesaba 2.500 quintales de café de gran calidad. Muchos sacos llegaban a Café Imperial en la ciudad de Maracaibo, o a San Cristóbal.

Llegó la revolución y esta actividad mermó a menos de 900 quintales. Los cafetales en las montañas de los ríos Apón, Negro y Tukuko están enfermos, casi destruidos, no tienen asistencia técnica por parte de ministerio alguno. El último gobierno regional preocupado por el destino del café de los Yukpa fue el de Aniyar de Castro.

El gobierno viene hablando de volver al campo, esto significa en el Zulia: impulsar en las comunidades Yukpa los cafetales, así como la siembra de maíz, caraota, yuca, y en las haciendas rescatadas y canceladas, la ganadería de doble propósito.

Los Yukpa tienen una gran experiencia al respecto: pertenecen a la cultura del maíz, como dicen los científicos sociales Iraide Varga y Mario Sanoja, y más de 50 años sembrando café, y muchos años más, criando vacas.

Miles de kilómetros de pasto, alambre de púas, centenares de potreros y vaqueras de antiguas haciendas están hoy en mano de las comunidades Yukpa esperando las promesas del gobernador del Zulia, del MAT y el INTI, de ponerlas en producción según los proyectos escritos y conversados que siguen reposando en las oficinas ministeriales y en algunos olvidados cajones de las casas de los líderes Yukpa.

Este es el camino principal para que el Estado-gobierno les ayude a salir de la pobreza extrema, a la cual los han llevado por un mal manejo de las políticas etnocidas de la llamada integración a la sociedad nacional. Es el trabajo de la tierra quien sacará a las familias Yukpa del éxodo a las principales ciudades del país y a los jóvenes Yukpa de la droga y el robo permanente que hoy acogotan a los hacendados y campesinos de Machiques.

El gobierno del presidente Maduro Moros viene hablando del reimpulso de la producción del café a nivel nacional, bueno este es el momento y el camino exacto.

Saquemos la amapola y la marihuana de las comunidades y de las cumbres de la Sierra, en los límites con Colombia. Vamos pues presidente Maduro y ministra Núñez a llenar las montañas de la Sierra de Perijá de café, cacao, aguacates y de viveros, para rescatar los bosques y los ríos tributarios de agua dulce del Lago de Maracaibo, y su piedemonte; asimismo las llanuras de granos y tubérculos, de vacas y ovejas, gallinas, cría de mula y caballos. Allí en Machiques está el Tecnológico, la UBV y la Universidad del Zulia.

 

 

Deja tu comentario