El contrabando crece en el municipio Mara, estado Zulia

No hay control ni vigilancia en el Zulia, las alcabalas son un “pote de humo”, un espacio ejemplar de la corrupción y el matraqueo, al igual que el llamado poder popular, salvo honradas excepciones.

Pueblo y militares unidos en el contrabando

Pese a los papeles exigidos y puestos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), del Ejército y de las policías, continúa el contrabando de ganado de Venezuela a Colombia; llegando los camiones ganaderos para bajar las vacas en la parroquia Marcos Sergio Godoy del municipio Mara del estado Zulia, poblado El Paraíso para comenzar a subir hacia los poblados Sierra Azul-Nueva América. Todos pasan por Cuatro Bocas. Muchos vienen de Apure, Santa Bárbara o La Concepción. Se trata de poderosas bandas binacionales organizadas.

El sábado 12 de noviembre, en horas de la mañana, nueve (9) lotes de ganado de 200 animales fueron trasladados cada uno a pie a Colombia, subiendo por una carretera de piedra que va entre las montañas, desde la Choza de Eva/El Paraíso, hacia el pequeño poblado Nueva América, pasando por el sector Los Corazones, entre otros tantos, hasta llegar al poblado colombiano La Majayura. Atravesaron por esa carretera durante tres días las aguas de los ríos Maché, Socuy y Guasare.

Por otro lado, desde estos mismos sectores y poblados, y de tantos otros del municipio Mara, todos los lunes miles de kilos de queso salen desde Carrasquero a la República de Colombia. Todos pasan igualmente por varias alcabalas desde que salen de las parcelas o haciendas del municipio hasta la frontera con Colombia. Estos kilos de queso con otros tantos que salen del municipio Guajira llegan horas después a Maicao, Colombia, por distintas modalidades de transporte terrestres.

Tanto por animales como por queso son miles de bolívares que entran semanalmente a los bolsillos de militares y GNB de distintos rangos.

Esas mismas mujeres y hombres luego entran a Venezuela trayendo contrabando de Colombia, y les vuelven a “mojar” la mano a los funcionarios poseedores del control de las armas del Estado venezolano.

 

 

1 Comment

Deja tu comentario