Hay golpe constitucional, ahora ¿se confrontará por fuera y desde la reconstrucción de la auténtica base del poder constituyente?

Fuente de portada: http://redpedaleando.com/marx-rimbaud-y-la-comuna-de-paris/

 

Por Roland Denis

 

                           “… cualquier situación, en una situación política que define su interioridad a partir de las dinámicas relativas a la toma de decisiones colectivas sobre asuntos colectivos, cualquier inscripción de una novedad equivale a la proposición de un sin sentido… al absurdo”.

Hernán Manuso: Pensar una política anárquica.

 

El absurdo como dice nuestro amigo argentino, es el lugar común de toda política de ruptura que muestre su intención libertaria. Mostrar el sentido de un contexto de dominio y al mismo tiempo producir el efecto real y de quiebre, lo que parece absurdo y sin sentido a un sentido común entrampado dentro de esa maraña dominante, es la tarea pequeñita que le toca a todo movimiento con una política que lo confronte. Y claro, estamos terriblemente entrampados dentro de un teatro de guerra entre los dos polos de un mismo interés. ¿Dónde está ese lugar que irrumpe para mostrar la verdadera resistencia?… ese es el juego aparentemente absurdo a la mirada sometida, que tenemos que producir.

El golpe por venir

Estamos a pocas semanas de un golpe político-constitucional –donde no veo capacidad de freno– a través del cual una asamblea seguramente elegida por una minoría de electores tomará el poder plenipotenciario lo cual es totalmente inconstitucional y “antichavista” (es decir, sin consulta de nadie, en contra de su majestuosa y alabada constitución del 99 que solo le indica derecho a la nueva ANC que se convoque, se consulte y elija, de redactar un nuevo texto constitucional) y comenzará la tarea de montar un orden propio que tenderá a mantenerlos en el poder y subir cada vez más sus cuotas de autoritarismo y legitimación autocrática del campo del poder constituido. Vaya a saber, a lo mejor Nicolás, frustrado e incompetente, renuncie ante la asamblea y tranquilamente le deje “al pueblo constituyente” un poder presidencial que formará un gobierno transitorio “cívico-militar” al tiempo que le dé la gana mientras destituye y pone o quita a otro tanto, todo esto permitido por la plenipotenciaria ANC.

La forma de este golpe legitimado desde la propia maquinaria chavista está enterita. Y como todo poder producirá la nueva forma constitucional a conveniencia, utilizando en este caso los restos de un visión muy propia del marxismo-leninismo en su versión más stalinista donde el Estado es simplemente una maquinaria de uso, neutral, que servirá a la clase social que lo tome, y en este caso siguiendo las pautas del principio de la “dictadura del proletariado”, el gobierno y la nueva ANC son la representación del “pueblo” –proletariado– en el poder, y siendo así no importa cuán minoría sean; son simplemente expresión y esencia de la condición salvadora de una clase destinada a salvar a toda la humanidad de los lazos de explotación y la desigualdad: una cúpula, un partido, un destino con el cual se autodefinen.

Ese es el manto ideológico que usan tan pesados personajes como Elías Jaua o el mismo Nicolás, Diosdado es mas pragmático y sincero al fin dentro de este mundo tan autocrático. Por tanto lo que viene ahora es una verdadera constitución “socialista”, seguramente “chavista” como ya han dicho, etc. Eso no quiere decir –¡ah paranoia escuálida!– que será una “nueva Cuba”; ¡ni lo ni lo otro sino todo lo contrario! Se hará una mezcolanza de representación liberal acabando con algunas instancias inservibles como los concejales, abriendo todas las puertas a la inversión privada que les interesa y la privatización de recursos, unido a un Estado corporativo-burocrático, como ha sido su hacer todos estos años “revolucionarios”, muy centralizado y con normas autoritarias (“antiterroristas-patriotas”) muy claras, pero completando con caramelos de una utopía disuelta entre Estado social de derecho, derechos colectivos, participación local, comunas, misiones, etc. Todo eso quedará reformateado.

El terrorismo aterrado

Ahora eso no es lo que realmente interesa. Interpretamos en el sentido muy llano que todo esto demuestra no solo la inmensa mentira de las formas, leyes y constituciones de ”Estado”, demuestra el miedo a la rebelión, el miedo terrible de todas estas cúpulas que hoy se matan casi literalmente desde hace dos meses, de verse rebasados por una indignación popular que es descomunal. Es el miedo a perder el poder sin previo contrato con el sustituto y terminen presos, desplazados por entero, despreciados. El miedo de ambos de que explote la insurgencia general que los borre por completo de su monopolio del poder, de la “representación” que hoy en día no es más su permanente monopolización de la imagen y palabra mediática; ese es su terror.

Pero también demuestra el horroroso terrorismo contra los pueblos que esconde siempre el Estado y esta civilización capitalista que podría desencadenarse en cualquier momento, y vuelva una locura este “teatro de guerra social y represión” que vivimos. De todas formas hoy se hará una constitución mañana la desmontarán posiblemente élites más liberales y retornará a la del 99 con todos sus liberales cambios, o harán otra más “mas democrática, representativa y descentralizada” o venga un auténtico fascista proyanki, y ponga todo peor. El problema es cómo se hace para resistir, vivir y producir un pensar realmente político emancipativo dentro de esta catástrofe de la cotidianidad que el Estado mafioso, banqueros y sabandijas del saqueo nos han llevado hasta el punto del reviente. Cómo se hace para trascender esta desesperación física que ahoga la inteligencia colectiva y revivir la inventiva política.

Todo reformato del Estado a menos que sea una revolución que tienda a disolverlo por formas radicales de democracia y autogobierno, es siempre una violencia contra la rebelión que lo obligó a ese reformato. Toda “legalización” y con ello descripción y normatización de las instancias creadas por el auténtico poder constituyente (comunas, consejos obreros, por ejemplo), es una forma de matarlas reconociéndolas; borrar su libre albedrío y la expansión ilimitada del poder constituyente que brota permanente y convertirlo en “formas del poder constituido”; capturarlas, convertirlas en hilos donde su ley se la ha impuesto el Estado, habiendo nacido y constituido para negarlo; ¡que cosa tan perversa que puede ser la “democracia” formateada en leyes que se hace para contener su potencia! Pero en fin si no hay quien le pone freno y el propio movimiento popular juega a esa ilusión, no hay nada que hacer, se las tragan.

Ahora este reformato hoy se hace increíblemente como una simple maniobra política para no enfrentar las elecciones que sus propias normas le imponen; y esto los lleva a locuras como la resolución del TSJ, donde se borra de un plumazo toda forma de democracia participativa (¡el caramelo chavista favorito!) haciendo de la ANC, un partido único plenipotenciario y de representación absoluta que no necesita de la aprobación de nadie, un antro de expoliación completa de todo el principio más preciado del liberalismo progresista que es el ejercicio directo y refrendario de la soberanía política de un pueblo. Esa resolución es la ley, su forma, su norma, del golpe constitucional y burocrático.

Y lo mas increíble. Todo está impuesto a la machinberra, como instrumentos momentáneos de una táctica política que desgaste a la oposición, siguiendo la tradición de las cerca de treinta veces que se ha hecho el mismo cuento de imponer “nuevas constituyentes y constituciones” en nuestra historia republicana. Es todo menos el producto de un movimiento constituyente producido, articulado, pensado colectivamente, desde los emporios del pueblo en lucha.

Luego la cosa es bastante mas complicada y hasta peligrosa, a sabiendas que la oposición en sus facciones mas fascistas que tienden a desplazar al democratismo de las protestas cívicas sin política propia sino la pura rabia e indignación del “vete Maduro”, sigue un plan “democrático” de protesta callejera de llevar todo esto al terreno de la “no salida”; es decir, el escenario Sirio, a la guerra y la caotización sin fin. Nada mas provechoso a ese protofascismo que este golpe constitucional encaminado. Hecho que crece y que se ha venido cultivando por medio del resentimiento y la rabia y que las redes paramilitares de la “conexión uribe” van fondeando y atrapando desde el lumpen que se compran hasta muchachos “guerreros” que van sumando a sus filas; cosa que no desmerita para nada la digna rabia popular y sus expresiones genuinas y agresivas, pero atrapadas allí en ese monstruo macabro que crece desde la inocencia civilista y democratista. Los gringos no le han dado el visto bueno a este monstruo, y no pasará nada hasta que no lo hagan. El “socialista” Maduro, para el capital financiero y las próximas entradas transnacionales al arco minero, petróleo, gas, tierras, alimento, es un negoción para ellos. Pero la política y menos la imperialista no es solo la condensación del interés económico. Hay muchos elementos geopolíticos y de interés propiamente del poder político imperial: rehacer un “patio trasero” en América obediente y sin fisuras, retaguardia de su permanente avanzada imperial sobre el mundo. Allí la Venezuela chavista no funciona para nada bien… la “opción Siria” siempre está pendiente, el golpe la legitima, le da su razón de ser.

¿Qué se hace entonces?

La lucha se da donde acontecen los hechos, siempre es un hecho “de situación” que la transgrede o la reafirma. Cuando no es emancipativa y de ruptura donde emerge sin pena la violencia creadora de una revolución, un quiebre de orden, es la resistencia permanente del oprimido a su condición, es la demanda de sus derechos, por lo general pacífica y paciente.

En este sentido, la constituyente en términos masivos no le interesa a nadie. Pocos irán a votar. Funcionarios públicos obligados, los restos de la base electoral del chavismo, algún independentismo “antimud” irán a votar por el nuevo “kino patriótico” que le impongan. La cúpula de la oposición, ya que nada le interesan ni poderes constituyentes ni escenarios de poder del pueblo, por su misma esencia reaccionaria, tontamente ha podido llenar ese formato mixto –representativo-corporativo– de elección de candidatos suyos y bloquea el golpe. Pero no lo ha hecho, su estrategia de la “sin salida” se ha impuesto. Aún así hay muchos precandidatos, venidos de filas básicamente del chavismo de base, de la maquinaria, de sus líos entre ellos, y un civilismo independiente iluso y no anuente a la MUD que se ha anotado por lo visto (hasta a mí mismo, en una trampa de amigos chavistas con los datos que me pidieron, me anotaron por internet. Me pareció hasta cómica la cosa, la furia por la trampa acometida a estas alturas no viene al caso). Pero en fin, hay un resto de la base noble del civilismo de clase media y el chavismo popular que si no es totalmente ilusa antes de estar buscando quedar y hacer grandes planteamientos para una cosa que jamás va a quedar, que no sea algunos con suerte, en esos quince o veinte días de la mínima campaña de esta “constituyente express” pueden ser el punto de partida, junto a tantas plataformas que han expresado su rechazo por completo este juego perverso, de varias cosas que sí delatarían los sentidos y usos del golpe autocrático que se intenta montar, y fuentes de un “otro poder”, desde “otra política” que desde hace más de 13 años no termina de nacer.

Algunas sugerencias para los tiempos inmediatos: De denuncia explícita y frontal

–El uso por parte de todas las redes políticas, paraestatales y estatales de la ultrderecha interna y continental de estos escenarios de presión y golpe a su propia violencia e intervencionismo externo.

–Por supuesto el golpe constitucional y la absoluta expoliación de las bases mínimas de derechos políticos consagradas en la constitución del 99 (traición del gobierno chavista, a la misma epopeya chavista que los llevó hasta donde están).

–Como esto se ha convertido en un manto distractivo para avanzar en jugadas financieras como de última mega devaluación del DICOM (el mundo aéreo y líquido del rentismo saqueador imponiéndose sobre la tierra y la vida, sobre las necesidades de un pueblo ultrajado por completo en este contexto).

–Como se profundiza la represión no solo a la protesta por ella misma, sino de todo el contexto de una vida social y comunitaria, sindical, de pequeños productores, de protestas locales y gremiales. Es el bloqueo total del ser social que protesta, irrumpe y produce; violencia inducida, fundamental al saqueo por parte del rentismo financiero y el Estado mafioso.

–El uso de esta maniobra autocrática por parte de los grandes intereses capitalistas que esperan que se abran las bases constitucionales de un proceso de venta y privatización de recursos estratégicos de la nación que el desespero de las cúpulas mafiosas, que no les queda un dólar de reservas, no paran de sincerar su intención en ese sentido.

–El intento de constitucionalizar un Estado burocrático-corporativo-militarista que tiene muchos años avanzando, sostenido en ese “pacto perverso” con lo que han llamado el “estado comunal” (apoyar a su utopía colectivista local y normatizada a cambio del silencio y la obediencia política) y la burguesía parásita rentista de viejo y nuevo cuño.

De fabricación movilizadora e invención política genuinamente constituyente

–Configurar por medio de la ilusa confrontación por venir entre las bases candidaturales y las cúpulas a ser electas por imposición de maquinaria, cualquier cantidad de asambleas y foros de debate que permitan reabrir el hecho político y a resistencia activa, antagónica a los vampiros cupulares que dirigen la polarización dominante.

-Garantizar la formación –y esto es lo mas importante– de instancias de “poder originario” que permita generar un asambleismo generalizado, confrontado al golpe burocrático y al violentismo imperial

–Hacer de ellas por medio de la acumulación de sujetos de la amplia diversidad popular (mucho más allá del implosionado chavismo) verdaderas fuentes de un poder constituyente originario que tenga como propósito dos puntos fundamentales: crear las condiciones para el ejercicio emergente del “gobierno popular directo, territorial y organizado” en caso que esta sórdida situación nos lleve a niveles superiores de violencia entre facciones y vacíos de poder terriblemente destructivos . Y por otro lado garantizar que la derrota de este golpe constitucional (la abstención y la protesta activa ante él) se conviertan en el punto de partida de un renacer revolucionario, amparado en un poder originario y constituyente de base (cívico-militar para nunca olvidar el papel de las armas en estos casos).

–Producir desde todos estos momentos de encuentro articulados en asambleas por pueblo y ciudad, un verdadero saboteo a toda esta patraña burocrática, golpista, reaccionaria que se nos quiere imponer. Un saboteo abstencionista, concientizante, movilizador, extraño totalmente a toda manipulación reaccionaria de una derecha dirigida desde Miami. No se trata de bandas fascistoides creando caos, se trata de una resistencia viva, agresiva, que hasta la decena de buenas almas que puedan colarse dentro de esa asamblea constituyente pueden perfectamente colaborar en su crecimiento.

–Reiterar, el problema ahora no es la ilusa discusión en las bases de las bonitas cláusulas que habrán de agregarse en un eventual texto constitucional. La tarea es de un verdadero poder constituyente que hable y actúe organizando un auténtico nivel asambleario de base articulado nacionalmente que reviente máscaras y le devuelva rostro a nuestro pueblo a través de su propio proceso de debate y encuentro político. En otras palabras, el problema no es normativo es de poder.

Estas son algunas propuestas dentro de una situación y un sentido común que se nos impone. No importa el texto constitucional que vega o se defienda como el actual, lo que importa es el modo expoliador de su imposición, por lo cual solo será empleado en función de los intereses del mando impositivo. No son la leyes las que hacen lo humano, somos nosotros los únicos que tenemos derecho a construirlas en función de una necesidad común, lo otro es pura violencia de la cúpula de dominio contra la sociedad, es pura basura autocrática, tanto como la riqueza material e inmaterial que nos expropian día a día.

Decimos que estas son denuncias y tareas que ya se están moviendo y presionando. Personalmente sigo guardando el mismo pesimismo dado el desastre material que nos ha llevado todo esto en nuestra existencia material y la fragmentación colectiva que esto supone, pero las urgencias son portadoras de acontecimiento posibles por los cuales vale la pena luchar estando al borde de situaciones límites donde nos estamos jugando el destino como pueblo, como colectividad e incluso como individuos.

 

 

Deja tu comentario