La colonialidad chavista también es un asunto del extractivismo vivido 

Foto de portada: Los 10 derrames de petróleo más grandes de la historia

 

Por Sociedad Homo et Natura

 

La organización Sociedad Homo et Natura, durante los gobiernos de las denominadas cuarta y quinta repúblicas, nunca hemos estado de acuerdo con la política indígena colonial implementada por dichos gobiernos de turno, mucho menos con su sistema político de entender y relacionarse con la naturaleza y sus bellezas escénicas únicas y por ende con su nefasta y cruel política extractivista energética minera que nos ha llevado desde la dictadura de Juan Vicente Gómez, y la llegada a nuestras tierras y aguas de las empresas de petróleo de Rockefeller Standard Oil Co. Inc/Exxon/Mobil, a la cultura delincuencial rentista. Si hay renta hay atraso y delincuencia. Y esto viene de la impuesta relación Norte-Sur/Países desarrollados y países periféricos.

Hoy a estas alturas del tiempo acumulado, y en cierta manera vivido, podríamos decir que la real política del Estado Democrático Venezolano, como en la dictadura, es genocida y etnocida.

Genocida, pues existe la desaparición física de miembros que conforman dichas comunidades y pueblos indígenas por parte de funcionarios del Estado Gobierno, sea esta desaparición, en la mayoría inducida, porque funcionarios civiles y militares del Estado Gobierno crean las condiciones para que ciudadanos indígenas sean asesinados –caso del Cacique Yukpa Caribe Sabino Romero Izarra de la comunidad Chaktapa de la Sierra de Perijá–, o simplemente funcionarios uniformados dentro de las horas de trabajo, bajo la dirección de un superior, estando en comisión les disparan con armas de guerra, como es el caso de Cristóbal Fernández Fernández, asesinado por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de Machiques. No se consideren que sean estos solo los casos conocidos, y solo en el anterior gobierno, también se dieron durante todos los gobiernos de la cuarta república, incluso mucho más asesinatos se dieron durante los tiempos de las dictaduras militares sufridas. Recuerden que son 9 los Yukpa asesinados por el problema de la tenencia de la tierra y el llamado proceso de demarcación del hábitat y tierras del pueblo Yukpa.

Ecocida, pues el proceso de asimilación de los dos gobiernos chavistas es mucho más violento que en la cuarta república, hasta tal punto que la actual ministra para los pueblos indígenas, así como las dos anteriores, es hoy la principal vocera del Estado Gobierno para la incorporación de los líderes indígenas y sus comunidades al proceso extractivista minero desarrollado por el Gobierno socialista. Y con los militares cómplices se suma la señora ministra además a la ocupación y destrucción de sus hábitats por las mafias delincuenciales armadas mineras buscadoras de oro y diamante. Permanece en silencio, mientras que los jefes indígenas a solas con sus comunidades divididas se enfrentan al “pranato” minero en Amazonas y Bolívar. Los sistemas propios de resolución de conflictos, como los educativos propios o interculturales bilingües desaparecieron, así como el de salud, de viviendas, entre otros. Criollos e indígenas son medidos por el mismo patrón occidental capitalista decadente mundial.

La máxima subyacente en dicha política ministerial chavista etnocida es: “te asimilo para que te vayas por cuenta propia de tus territorios o te saco de alguna otra manera si hay petróleo o minerales”, así pensaban y siguen pensando los Rockefeller de la Standard Oil Co. hoy Mobil. A la fuerza, para explorar y explotar petróleo, sacaron a los Barí (Motilones) de su hábitat y a los Yukpa de las llanuras y del piedemonte de la Sierra de Perijá en el estado Zulia desde 1900 a 1970.

Por esta razón, siguiendo la tradición de la Oil, quienes dirigen la política indígena del Estado Gobierno Venezolano, siguen siendo Tareck El Aissami y Jorge Arreaza, no la ministra Aloha Núñez. Pero además ninguna de las tres ministras indígenas son hablantes de su lengua materna por lo tanto deben poseer estructuras mentales lingüísticas indoeuropeas.

 

 

Deja tu comentario