Una nueva dirección asume Carbozulia, la anterior debería ser investigada por lo menos

Fuente de portada: Sede de Carbozulia en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia

 

Por Sociedad Homo et Natura

 

Desde 1987 hasta el día de hoy, incluyendo los 17 años del chavismo, no ha habido ganancias sacando y vendiendo carbón barato. La mala gerencia técnica en las minas y la corrupción galopante en varios períodos ha hecho cerrar la mina y abrirla de nuevo inyectándole cuantiosas sumas de dinero por parte del Ejecutivo Nacional. Como de nuevo ha hecho el Presidente Maduro Moros.

Nunca ha habido ganancias contaminando las aguas superficiales y subterráneas del río Guasare y destruyendo sus suelos y bosques aledaños, ya la biota del río está contaminada, así lo han arrojado los estudios científicos realizados por la Universidad del Zulia, y esta anomalía de vida y de finanzas a nadie le importa, ni a los usuarios, ni a los gobiernos de turnos de Carbozulia, del municipio y del Palacio de los Cóndores en Maracaibo; menos aún a los jerarcas en Caracas. Salvo a la ex Ministra Jaqueline Faría y en ciertos momentos al Presidente Chávez, a quien le faltó la visión ecológica y energética para cerrar las minas y eliminar a la cancerígena Carbozulia y a la inútil Corpozulia. Y meter en la cárcel a cuanto corrupto las defalcaron tantas veces, hasta tal punto de que hoy están quebradas Corpozulia sus empresas mixtas Carbones del Guasare y Carbones de la Guajira desaparecidas y su filial Carbozulia en manos hoy de Pdvsa, luego de manejar más presupuesto que la Gobernación del Estado Zulia en tiempos del General Carlos Eduardo Martínez Mendoza y el ingeniero Obis Prieto.

El fantasma de la corrupción quiere sangre nueva

El fantasma del carbón vuelve a recorrer los pasillos burocráticos ministeriales, empresariales, sindicales, las calles de Carrasquero, en especial los de la Gobernación del Zulia. Todos quieren violar a la nueva directora con 33 monedas de plata. Nadie quiere ir preso, todos quieren impunidad, borrón y cuenta nueva. Todos quieren invitar a no sé que a la nueva directora y su equipito por llegar conocer, todos se quieren retratar con ella, en especial una tal cual mujer, u otra vinculada al que antes o mucho antes estaba en el fulano puesto de dirección y un tal cual empresario perfumado comprador y vendedor de carbón “premium”, u otros de los dueños de tales gandolas o de tal sindicato carbonero. Todos quieren corromperla como por décadas han hecho con todo el que llega a esa oficina guillotina de dirección en la Av. El Milagro. Como añoran los tiempos de Prieto y de Remache en Corpozulia. Hasta los botas de cauchos pendientes están de su llegada.

Arreaza venderá el rancho para comprar la pintura

Mientras tanto un cementerio de enorme máquinas mil millonarias inservibles oxidadas afean las minas, desde que Chávez públicamente y en privado dijo que se quedaba con los bosques y el agua. Y cuestionó hasta más sin ser oído el polvillo y partículas de carbón esparcidos por doquier desde los cajones de los camiones transportadores de carbón de las minas a los puertos lacustres. Los inversionistas se fueron del país, con Chávez no tenían vida, le hacía caso a los ecologistas, decían en Corpozulia, aquellos que Remache en su tiempo los denominó “mafias verdes”, y Orangel Paz, manipuladores de indios perijaneros, y el diputado Montiel preguntaba a cuanto ciudadano inglés se tropezaba el nombre de la empresa carbonífera que le pagaba en libras esterlinas a los ecologistas de Homo et Natura.

Siguiendo la propuesta formulada por los empresarios chinos traídos a Paso Diablo por Arias Cárdenas y más recientemente a Pdvsa, el ministro Arreaza le entregará a los empresarios extranjeros las minas para que extraigan carbón con nuevas maquinarias y se quede con un gran porcentaje de los dólares por la venta del carbón, y le entregue a Carbozulia Internacional una porción más pequeña de dólares, nos recuerda aquel famoso “ficti ficti” petrolero cuarto republicano. Ojalá que en la cuenca del Guasare haya suficiente toneladas de carbón, para que los accionistas privados puedan recuperar su inversión y no tengan que abrir la mina Socuy y posteriormente la mina Cachirí. Bueno, para este entonces, no estarán nuestros amigos Arreaza y Tania Ríos al frente del Ministerio de Minería Ecológica en Caracas y de esta filial de Psvsa en Maracaibo. Pero seguro estarán los corruptos cívicos militares haciendo los eternos negocios obscuros del carbón y Maracaibo sin agua.

 

 

Deja tu comentario