¡Viva México! ¡Gracias México!, avergüénzate Freddy. Esta Revolución murió el 11-A, desde entonces, sólo se nos quedó la robolución

Fuente de portadaArriban 722 contenedores de alimentos al puerto de La Guaira

 

Enrique Peña Nieto no es un buen presidente: México vive un desastre neoliberal, oligárquico y criminal. Corrupción desbordada, inflación (4,78% anual, en enero de 2017, proyección de 5,4% en este año, la más alta en 18 años y la tercera más alta en América Latina, después de Argentina y Venezuela), protestas masivas tras el incremento de la gasolina, desaparecidos y fosas comunes, violencia de los carteles de la droga, etc. México, seguramente, ha visto mejores momentos a lo largo de su historia. También peores. Hace algunos años, tuvo un momento amargo, tras el paso de un huracán que dejó miles de damnificados, y nuestro entonces presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, le donó alimentos perecederos, mantas y un lote de petrocasas (casas prefabricadas a base de polietileno, por PEQUIVEN) a la nación centroamericana.

Peña Nieto, mal presidente, pero de mejores modales que algunos de sus homólogos actuales, ahora nos devolvió el favor, ante la situación precaria que muchos Venezolanos viven. Nos donó alimentos. Los mismos alimentos de producción mexicana que, aunque sin permisología fitosanitaria y registro en el Ministerio del Poder Popular para la Salud, aparecieron en las bolsas CLAP en los meses de enero y febrero del año en curso. En los CLAP, para los que hay que pagar. Siendo que el origen de la mercancía que en ellos encontramos esos meses, son parte la donación mexicana.

¿Quién está al mando del proyecto CLAP? ¿Freddy? ¿Freddy quién? ¡Avergüénzate Freddy! Los donativos no se venden, rebuscándose, sino se pasan al necesitado. Sin costo y con la información de quién los donó; para que el necesitado no solamente resuelva, sino también para que quede consciente de la ayuda y agradecido. Con el donante; no con Freddy.

Hace pocos días, las comunidades de la parroquia Santa Rosalía en Caracas, reclamaron que a ellas no les llegaban los CLAP desde hacía tiempo (desde noviembre es la información que me llegó). Debatieron qué hacer, decidieron protestar con un trancazo en la Avenida Lecuna. No llegó a realizarse tal protesta, cuando Freddy les prometió agilizar el despacho de los alimentos; mencionando también que él, coordinador nacional de los CLAP, no tuvo la culpa, sino los militares que no aportaban las mercancías. Las comunidades se abstuvieron de su acción de protesta, para no dejar mal parado a Freddy ante su presidente, también hijo de Chávez. Y le agradecieron por su pronta ayuda.

Peña Nieto había mencionado su donativo en una entrevista en TV Azteca, horas antes de que TV Azteca saliera, por razones comerciales, de la parrilla de las cableras venezolanas. No era, por ordenes administrativas de CONATEL, según afirmaron voceros del canal y del Colegio de Periodistas de Venezuela. No como en el caso de CNÑ. ¿Seguro? ¿No tiene relación con la donación y su manejo amoral?

Lo único que hoy parece seguro aquí, cuando esperamos la llegada del CLAP, o hacemos la cola por productos a precio regulado, o gastamos nuestros últimos ahorros para comprar alimentos a precio de importación, que alguien, quizás los militares inculpados por Freddy, quizás Freddy, o ambos, se hacen su agosto a costo de nuestro abastecimiento alimentario.

A la manera del capitalismo más salvaje, más que toda la especulación a la que pudieran llegar los comerciantes capitalistas neoliberales privados. Escudándose los malhechores detrás de la guerra económica contra la Revolución y el pueblo. Con revolucionarios así, no necesitamos, realmente, los ataques contrarrevolucionarios desde la oposición y el imperio. Estos revolucionarios mismos son mucho más eficientes que cualquier enemigo de la Revolución, en cuanto se trata de dejar sufrir a nuestro pueblo y explotarlo al máximo.

¿Realmente, esos revolucionarios son revolucionarios? En la Biblia se nos cuenta de la transformación del Saulo en Paulo. La mutación de malo a bueno, a Santo. En la vida real, semejantes milagros no son tan frecuentes. Quizás, Freddy no lo logró. Quizás, a pesar de todo discurso revolucionario, Freddy no se ha transformado en uno de verdad, sino que quedó como contrarrevolucionario, recordando que fue director de la campaña electoral presidencial de CAP en 1988 o tal vez sigue siendo el mismo Freddy que encabezó al grupo CETA, que actuaba en Centroamérica. Pensamos que eso sí lo superó, pero parece que no es un nuevo Paulo. Igualmente, de él ahora depende si a nosotros nos llega nuestro CLAP, o no, a precio en bolívares. Nunca gratuito. Aunque algún Centroamericano lo hubiera donado al ver en las noticias nuestra miseria.

¡Gracias México! ¡Avergüénzate Freddy!

 

Artículo escrito bajo la impresión fresca dejada por la siguiente publicación (extracto): http://vanguardia24.com/exploto-la-bomba-presidente-de-mexico-lo-cuenta-todo-sobre-la-comida-del-clap-tuits-imperdibles/

Según se pudo conocer, a través de usuarios de las redes sociales, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto habría dicho a través del canal mexicano TV Azteca que él (Enrique Peña Nieto) devolvió el favor enviando alimentos a Venezuela, así como el presidente fallecido Hugo Chavéz envió ayuda necesaria para su país en su momento. De esta manera México deja claro que una parte comida que se llegó a cobrar en los CLAP ha sido dada a Venezuela como ayuda humanitaria.

Las redes sociales están encendidas luego de descubrirse que una parte de la comida otorgada por los CLAP, en los meses de enero y febrero 2017, ha sido comida donada de México, y otra gran parte de esta comida, ya se sabe, es importada.

Ver también http: Freddy Bernal desmiente que Clap sea donación de México

 

 

Deja tu comentario